Follow by Email

Páginas vistas en total

jueves, 11 de mayo de 2017

Montando un Caballero Imperial


En 2014 escribir un par de artículos sobre los Caballeros Imperiales, uno de ellos fue un ¿Que hay en la Caja? que hice a medias con Reienkyo McPerpis quien me pasó algunas fotos de su Caballero.
En este que me ocupa os voy a contar lo que he sentido montado uno de ellos.

Lo primero que he de decir es que me he comprado no uno, si no dos, ya que encontré la caja del juego 
Imperial Knight Renegade , la cual esta ya descatalogada en la web de GW, ademas de un set de 
escenografía Sanctum Imperialis.

El comprármelo ha sido motivado por varias cosas. La primera por que estoy jugando a Freeblade, 
el juego de moviles, pero en el  ordenador, lo segundo tras la enganchada del juego y viendo que en 
DOWIII salia uno de estos, decidí hacerme con un kit y vi que Renegade te salia más a cuenta que 
comprar una caja de estos solo.Y tuve suerte de encontrar una caja que aún quedaba en stock, creo que la última.
Recuerdo que hice un articulo por esa fecha en el que decia que no me gustaban los Caballeros en el juego,
cosa que a día de hoy continuo manteniendo, pero después de ver las reglas que se incluyen en Renegade,
pienso que se puede usar de otra forma. Ademas con la nueva edición, Octava, en ciernes veremos a ver 
como los dejan, aunque lo que he visto hasta ahora me ha gustado bastante.

Para comenzar a montar el Caballero me he basado en uno de los modelos de Freeblade:

La base sobre la que trabajar la miniatura es esta, para que quede lo más parecida posible. Es bastante plausible 
y fácil de hacer, ya que en la caja se incluyen todos los componentes para poder montar tanto un Caballero Paladín
como un Caballero Guardián (con todas las variantes), lo que hace que en la caja vengan en total siete 
matrices.

Empece a montar las piernas, para lo que seguí las instrucciones incluidas en la caja. No es complicado, pero 
son muchas piezas pequeñas que hay que encajar para obtener una pierna:
Continué con la segunda y ya tenia montadas las dos y unidas a la parte inferior:

Y así de paso comencé también a ver como podría quedar la peana, para la cual empleé piezas del kit 
de peanas grandes que compre hace un tiempo y que no había dado con una utilidad para él. Para terminar 
use arena para rellenar los huecos entre las piezas.

El siguiente paso fue comenzar a montar el torso:
Esta dividido en varias partes, que antes de que encajen hay que limpiar muy bien, 
ya que cualquier rebaba puede hacer que las piezas no encajen correctamente, son tres piezas, 
pero las tres llevan submontajes de piezas más pequeñas, aunque la mayoría son bastante grandes.
Una vez terminadas estas, comencé a  montar el soporte de la cabeza, las distintas placas y el escudo
 y el rifle de fusión:

Las  piezas no están pegadas, solo unidas con Blutack para hacerme una idea de como podría ir.
Son tres submontajes principales, piernas, torso y placas que van en él, así como la cabeza y el cañón.
Tras esto comencé a montar las armas. Esto era otra historia, ya que no sabia que montar en si, pero como dicen,
 preguntando se va a Roma, hable con Christopher quien tiene también esta caja y me orientó bastante,
no solo en el montaje, si no también a la hora del trasfondo.
Comencé a montar el cañón termal, ya que decidí poner el cañón de batalla a la otra miniatura:
Este cañón también lo monte con submentajes, lo bueno es que el brazo se puede quitar y poner otra arma 
con mucha facilidad, ademas de girar.
Para el otro brazo decidí ponerle la espada sierra segadora:
Esta era mucho más fácil de montar, ya que exceptuando un par de cables es una sola pieza.

CONCLUSIONES
Es una miniatura bastante agradecida de montar, me ha gustado bastante, pero sin duda hay algo 
que es lo que más me desagrada y es la cantidad de piezas pequeñas que incluye, las cuales tienes
que montar sobre todo en placas. Algunas son tan pequeñas que casi necesitas unas pinzas para colocarlas.
Otra cosa que me ha impresionado es su escala, os dejo una foto que habla por si sola:
La miniatura es la de mi sargento de devastadores de los Cuervos Sangrientos y desde luego se aprecia
la diferencia entre ambas.

Después de montar este voy a empezar a montar el segundo Caballero, pero en esta ocasión voy a 
hacer un Renegado... en el próximo articulo de Una ventana al Caos os lo enseñaré.

Nos vemos en el próximo articulo, el cual puede ser uno muy deseado desde hace mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario